Renueva el baño y pásate a la ducha

Las bañeras cada vez se sustituyen con más frecuencia por duchas. Su accesibilidad, el pequeño espacio que ocupan en el cuarto de baño y el nivel de sofisticación de griferías, rociadores y columnas, hacen de ellas una opción relajante y práctica. Renueva tu concepto de relax y pásate a la ducha.

image
1 de 7
Una ducha de cristal y gresite

Las duchas de obra que combinan estos dos materiales están de moda. El gresite da dinamismo al cuarto de baño, pero conviene aligerarlo con cristal para que la ducha no parezca estrecha. Aquí, el plato se independizó con muretes de gresite y con dos hojas fijas y una puerta de cristal. Asegúrate de que éste sea templado para evitar cortes en caso de rotura. Gresite, de Paz y Cia.). Mampara, de En Torno a la Cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Con murete y ventana

En baños estrechos, sitúa la ducha al final, en línea con el resto de los sanitarios. Para separarla de éstos, levanta un murete. Aquí se remató con una hoja de cristal para no obstaculizar el paso de la luz natural que entra desde la ventana. Además, el plato de ducha -de madera- se prolongó con una zona de secado. Azulejos, de Porcelanosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Mampara y hoja fija

Para que el ambiente parezca más amplio, separa la ducha con una mampara de cristal de suelo a techo. Para asegurar una buena estanqueidad, combina una hoja fija con una puerta de cristal. Las tarimas de madera son más cálidas a la pisada, pero conviene que se puedan levantar para limpiar el desagüe. Baño diseñado por Fernando Castellón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Tipo de apertura

Si tu baño es pequeño, encarga una puerta de mampara que se abra hacia el interior de la ducha. Así la hoja no molestará ni impedirá utilizar los demás sanitarios. Mampara (600 € aprox. en Figueiral). Plato Creta de Bellavista, en1,20 x 0,80 m (180,35 € en Comervía). Baño diseñado por el arquitecto Quico Jorreto.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Ubicada en el centro

La ducha no tiene por qué estar siempre al final de la planta. En este caso, el cuarto de baño tenía dos puertas de acceso que condicionaban su distribución. La solución fue situar la ducha en el centro e independizarla con un muro, una hoja fija y una puerta de cristal. Plato Daiquiri de Roca (245,90 €) y mampara (500 €), de venta en Moreira & Cía.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Con ventana de tejado

En espacios abuhardillados sin luz natural, una opción es hacer una ventana de tejado e instalar debajo la ducha. Aquí, además, en la pared se realizó un banco de obra que sirve para guardar los productos de aseo. Cuarto de baño diseñado por Sofía Pernas y Micaela Neira. Ventana de tejado, de la firma Velux.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Bañera y ducha

Es la solución más cómoda cuando las dimensiones del cuarto de baño lo permiten. En este caso, la bañera se ubicó debajo de la ventana, y el espacio que quedaba hasta la pared se aprovechó con una repisa. La ducha se colocó en forma de L, y se separó de la bañera con una mampara de cristal a medida (587 € en Moreira & Cía).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Baños