Los mejores (y más bonitos) ejemplos de baños mini y aseos

En la primera ojeada dices “imposible, no cabe nada”. Pero luego, resulta que sí. Tenemos las mejores ideas para baños XS.

Cuarto de baño pequeño
Hearst

Si en tu baño no entra ni un mueble o necesitas más espacio en la encimera del lavabo, échale un vistazo a estos baños XS y averigua sus secretos para que todo quepa.

Cuarto de baño pequeño con cajas de madera
Hearst
1 de 12
Pásame las cajas de la fruta

Tienes un lavabo con pedestal desde hace años y ahora las obras no entran en tus planes. Pero te planteas ¿dónde almaceno yo las toallas y los productos de aseo? Tranquila, puedes optar por un armario estrecho con cajoncitos o bien apilar un par de cajas de diferentes tamaños a modo de estanterías, como en la imagen.Si al acabado natural de estas le añades una planta y complementos de cerámica con textura, te quedará un baño cálido y acogedor. Nada que envidiar a las fotos que suben las instagrammers que sigues…

Cuarto de baño pequeño con puerta corredera
Hearst
2 de 12
Corre que te corre

Uno de los mejores trucos para aprovechar espacios reducidos es colocar puertas correderas. No te limites a hacerlo solo en la mampara de la ducha, también en el acceso de entrada. Esta decisión, por increíble que parezca, te permitirá ganar 1 m2 aprox. porque la hoja no reduce la superficie útil. ¡Eso, en tu baño mini, es un mundo! Fue lo que se hizo en este proyecto ideado por Nice Home Barcelona.

Cuarto de baño pequeño con paredes verdes
Hearst
3 de 12
Existen a pequeña escala

Si al tomar medidas en tu baño descubres que los muebles estándar son demasiado grandes para él, don’t worry! Cada vez hay más firmas que cuentan con armarios, lavabos y griferías para espacios reducidos. Un ejemplo es la colección Mini, de Roca, que ves a la izquierda de estas líneas: el mueble volado para dar sensación de amplitud, el lavabo XS y el armario/espejo (208,12 €) como solución 2 en 1; sus medidas son 45 x 25 x 57,5 cm. ¿A que ahora ya te cuadra?

Cuarto de baño pequeño moderno
Hearst
4 de 12
Cuestión de estrategia

Consigue una mayor sensación de espacio sin prescindir de ningún elemento. La clave es elegir soluciones que se adapten a cada milímetro, como empotrar la cisterna. “Ganarás hasta 15 cm más de espacio al esconder la tecnología tras la pared”, apunta Alfredo Cabezas, director de comunicación y marketing de Geberit Iberia. A la vista solo queda el pulsador, que gasta menos agua y actualiza el ambiente con sus acabados en latón, oro rosado o negro de la firma. En este baño de la arquitecta Ana Agag, la cisterna es el modelo Sigma de 12 cm + pulsador, de Geberit (420,60 €).

Cuarto de baño pequeño con lavabo negro de diseño
Hearst
5 de 12
Con estilazo

Vale. Puede que sea pequeño, pero con estilazo. Da personalidad a tu mini baño con piezas originales como estas: un lavabo negro con pedestal de rejilla, grifería de pie a tono y el cartel de esa sex symbol de la que nadie aparta la mirada. Proyecto, del estudio portugués SA & V.

Cuarto de baño pequeño con ducha rosa y negra
Hearst
6 de 12
Combinación de colores

Ya sabes que el blanco ilumina y logra que cualquier estancia parezca más amplia, pero no descartes mezclarlo con colores neutros, tierras y tonos pastel. Te ayudarán a delimitar zonas, como el rosa empolvado de los azulejos que revisten esta ducha. Las griferías y el perfil de la mampara parecen flotar en el espacio. Proyecto, del Estudio de Interiorismo Deleite Design. Mueble de lavabo, de Codis Bath.

Cuarto de baño pequeño abuhardillado
Hearst
7 de 12
La mínima expresión

En el caso de una buhardilla, el espacio se reduce aún más por la inclinación del tejado. Lo primero, es pintar el techo en blanco para alejarlo visualmente. Lo segundo, colocar un lavabo con encimera integrada, sin ningún mueble debajo. Es lo que se llama un diseño volado, porque carece de una base que se prolongue hasta el suelo. Eso fue lo que hizo en este caso el estudio de interiorismo Pipa Interior Design. Los cestos de fibra cubren la necesidad de almacenaje y añaden un aire étnico. En cuanto al espejo, elígelo redondo: se adapta mejor a los espacios irregulares; el de la imagen es de Thai Natura. Toalla, de Ikea. Accesorios, de Maisons du Monde.

Cuarto de baño pequeño con mueble de lavabo volado
Hearst
8 de 12
Un clásico que siempre triunfa

Lo habrás leído cientos de veces: los interioristas emplean espejos para ampliar espacios, ¡porque funciona! Y si no, fíjate en este caso, un proyecto de la arquitecta Helena Martín, donde el espejo XL de pared a pared sumado al espejito de tocador y a la ducha acristalada, logran dar más luz y profundidad al ambiente. Griferías empotradas, de la firma Grohe. Lavabo, de Corian by Dupont. Mueble, de Durian.

Cuarto de baño pequeño con mueble reciclado
Hearst
9 de 12
Los grifos, Mejor empotrados

Necesitas ahorrar espacio para poner ese lavamanos rectangular con el que sueñas. Adelante, una grifería mural —que se instala en la pared— te ayudará a despejar la zona. Pero es que, además, estás tan orgullosa, que quieres hacer algo para destacar mejor el lavabo. Recurre a este tip infalible: alicata el frente con losas hidráulicas, como las de la imagen. Le añaden un encanto especial…

Cuarto de baño pequeño: Mueble de IKEA
Hearst
10 de 12
¿Lo ves claro?

Cualquier mueble multifuncional es perfecto en espacios mini. Ya has visto que elegir un armario con espejo resulta una excelente opción. Este, además, cuenta con una balda abierta para dejar a mano los accesorios que más utilices a diario: el peine, el cepillo de dientes, la brocha de afeitar, el perfume…

Para verte sin sombras, coloca unos focos o un par de apliques sobre él o en los laterales. La luz se reflejará en el espejo y aumentará la claridad. Armario de dos puertas Hemnes, de Ikea; tiene unas medidas de 83 x 16 x 98 cm (139 €).

Cuarto de baño pequeño con mueble de lavabo de madera
Hearst
11 de 12
A la vista está

Quieres darle a tu baño una sensación de ligereza que no recargue el ambiente y no sabes cómo. Opta por colocar un mueble de lavabo con cajones y una balda que deje a la vista el sifón cromado. Resultará más liviano que un armario con puertas y no tendrás que renunciar a un espacio de almacenamiento, como en este proyecto, de R de Room. Encontrarás modelos similares en Ikea y Leroy Merlin.

Cuarto de baño pequeño con ganchos para las toallas
Hearst
12 de 12
Tienen gancho!

A pesar de sus escasos metros, compartes el baño con tus compañeros de piso y ha habido más que palabras cuando se ha planteado el problema de colgar las toallas de cada uno. Que haya paz. Si no tienes sitio para colocar varios toalleros, piensa en estas otras opciones: barras a ambos laterales del mueble de lavabo; el práctico toallero radiador que se instala junto a la ducha —y, de paso, calienta—; perchas con ventosa que evitarán agujerear la pared en el piso alquilado; o estos ganchos galvanizados Immeln, de Ikea (5 €/2 uds). Toallas Vågsjön, en 30 x 50 cm (1,50 €/2).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Para el baño