12 Ideas geniales para baños mini

Ante un baño pequeño, la primera idea es apiñar los sanitarios. Sin embargo, existen otras soluciones para rentabilizar el espacio sin que resulte angosto.

image
1 de 12
Ducha de obra

Como se instala al mismo nivel del suelo, ópticamente el baño parece más grande. En éste,
el murete que separa la ducha del lavabo tiene la medida justa para garantizar la privacidad del aseo, pero permite que la luz que entra desde la ventana inunde el espacio. ¿Otras ideas útiles? Los percheros a modo de toalleros, el banco con capacidad de almacén o el tendedero a ras del techo. Lavabo, muebles y complementos, de Ikea.

Un baño parece más amplio con revestimientos claros: el blanco es un clásico que, además, transmite limpieza. Una ventana situada al fondo prolongará la perspectiva hacia el exterior. Y si colocas el lavabo frente a la entrada, el espejo duplicará el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
¿Cómo colocar los sanitarios?

La distribución que mejor rentabiliza el espacio es cuando se ubica la bañera o ducha al fondo. En primer plano se suele instalar el lavabo -más atractivo- y, detrás, el inodoro para ocultarlo a la vista. En plantas muy estrechas, el mueble de lavabo se puede rematar en chaflán, para facilitar el paso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Lavabo en esquina

Ofrece una superficie de aseo algo reducida, pero
sus ventajas compensan este inconveniente. Se instala en una zona, por lo general, desaprovechada, libera las paredes para colocar sanitarios o muebles, y no obstaculiza la circulación. Lavamanos angular Subway 2.0, de Villeroy & Boch. En 32 x 32 cm (165 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Planta irregular

El estudio Sirëe solucionó este baño al instalar el inodoro en la zona estrecha. Sobre el zócalo de azulejos, un espejo de pared a pared refleja las baldas junto a la ventana y logra que el espacio parezca más ancho. Inodoro The Gap, de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Efecto teatral

Si el baño es diminuto, conviértelo en un espectáculo que impresione por su decoración y no por su tamaño. El estuco azul y el lavabo de piedra sobre la mini encimera volada de madera, son claves en este espacio abuhardillado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
¡Que se transparenta!

Los elementos realizados con materiales translúcidos tienen la ventaja de que están, pero no se ven. Por ejemplo, esta mampara de cristal separa la ducha del lavabo, pero cuando el observador entre en el baño, no tendrá la sensación de estar en un espacio compartimentado y angosto. Lo mismo sucede con el módulo de metacrilato con ruedas que hay bajo el mueble del lavabo: las toallas y los perfumes parecen flotar en el aire.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Alargado y estrecho

Son dos condiciones que obligan a ubicar los sanitarios en una sola pared, de lo contrario, resultará difícil moverse por el baño. En éste, la zona de lavabo se convirtió en punto focal, con el lavamanos sobre una consola y un espejo de marco labrado. Un armarito con fondo mini a la entrada y dos baldas sobre la puerta, amplían
el espacio de almacén.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Detrás de la puerta

Suele quedar un espacio demasiado pequeño para colocar un sanitario, pero si dispones de, al menos, 25 cm, una opción es hacer un murete que termine a la misma altura de la jamba y que sirva de soporte para colocar baldas, tanto de obra como de madera o DM pintado. Aquí, además, sirvió para camuflar el radiador, que queda semioculto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Sanitarios adosados

Un inodoro estándar requiere unos 50 cm para instalarlo, y todas las firmas especializadas disponen de lavabos mini y muebles de 60 cm de ancho. Es decir: en poco más de 1 metro, puedes ubicar las dos piezas claves del baño. Elige un módulo con espacio de almacén. Ten en cuenta que, si el lavabo es sobre encimera, el primer cajón será falso: ¡solo oculta cañerías y el desagüe!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Pequeño sí, pero luminoso

La oscuridad potencia la sensación de espacio asfixiante. Aunque tu baño no disponga de ventana, valora la posibilidad de abrir un tragaluz que permita el paso de la luz natural desde el salón, el dormitorio u otra estancia luminosa de la casa. ¿Su ubicación? Un lugar en el que no se puedan instalar sanitarios o armarios, como la ducha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Con retranqueos

En todo cuarto de baño existe la columna que oculta la bajante, pero cuando el espacio es pequeño, esa irregularidad complica aún más su distribución. Un mueble a medida permitirá aprovechar la planta al milímetro. En este caso, el hueco del lavabo era tan pequeño, que la encimera se prolongó para conseguir dos objetivos: integrar visualmente la bajante y contar con una superficie extra de apoyo, de menor fondo.

Valora la posibilidad de sustituirla por un modelo corredero de hoja empotrada. Así aprovecharás todo el espacio interior del baño, y podrás entrar y salir de él cómodamente. Firmas como Krona, Maydisa o Scrigno disponen de sistemas para instalar en paredes de ladrillo o yeso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Nuevas zonas para guardar

En un cuarto de baño XS, cada centímetro cuenta. La pared sobre el inodoro se suele dejar despejada, pero lo cierto es que desde la cisterna hasta el techo existe un espacio disponible de casi dos metros de altura. Una posibilidad es fijar una estantería a la pared, con poco fondo, para evitar coscorrones. Aquí, además, se recicló una caja de madera para almacenar dentro los rollos de papel higiénico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa