Colocar un espejo sobre el lavabo

Estoy reformando el baño de mi casa y he decidido colocar un lavabo de cristal en una esquina para ahorrar espacio y que resulte ligero; pero tengo una duda: ¿cómo coloco el espejo? ¿Pongo uno o dos? Si son dos, ¿los pongo pegados haciendo esquina o separados?

Cada una de las posibilidades que contemplas está bien. La opción más clásica es colocar dos espejos, cada uno en una pared, juntos y en esquina. Si quieres algo más actual, decídete por dos espejos estrechos y alargados —que crearán una marcada sensación de verticalidad en la zona del lavabo—, cada uno de ellos en una pared, pero que no se unan en la esquina. Puedes ponerlos separados de la pared un par de centímetros, sobre una estructura o unas guías, con un aplique en la parte superior. No pongas una de las lunas de aumento, pues creará una sensación extraña al fijar la vista en él desde lejos y puede resultar mareante. Es preferible que sobre uno de los espejos, coloques uno pequeño de aumento, fijado a la pared o con ventosa sobre el propio cristal. Si el lavabo que has puesto tiene encimera, otra opción es colocar los espejos apoyados en ella; siempre y cuando cuentes con espacio suficiente. Una última propuesta: un espejo alargado en un tabique y en el contiguo, varios espejos cuadrados, separados entre ellos por unos centímetros, a modo de mosaico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas