El espejo del baño

Voy a quitar el lavabo con pedestal y quiero poner un modelo encastrado con un mueble debajo. No sé si colocar encima un espejo enmarcado a juego con el mueble del lavabo o poner uno sin marco, porque me han dicho que los que no tienen marco se estropean antes. ¿Es verdad?

Hemos consultado a expertos en instalación de cuartos de baño y nos indican que los espejos que se fijan a la pared con silicona tienen la misma duración e idénticos resultados que un modelo con marco que se cuelgue con escarpias. De hecho, incluso los espejos enmarcados de gran tamaño también se instalan en la pared con silicona, y una vez colocados, se añade el marco como un elemento puramente decorativo. Por lo tanto, puedes elegir el espejo que más te apetezca, ya que las dos opciones son eficaces. Lo que sí te puede influir es el tamaño. Un espejo sin marco se suele intalar cuando ocupa toda una pared y queda delimitado visualmente entre dos paredes o entre una pared y un murete. Sin embargo, cuando se trata de un espejo de tamaño estándar que ocupa el mismo ancho que el mueble del lavabo, con espacio libre alrededor, a veces se enmarca para realzarlo y que adquiera más importancia. En ese caso, queda muy bonito a juego con el mueble del lavabo o con la carpintería que tenga el cuarto de baño, es decir, la puerta o la ventana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas