Limpiar la alcachofa de la ducha es muy sencillo con este truco ecológico barato

Tenemos un truco fácil, barato y ecológico para dejar el cabezal como nuevo. ¡Ponlo en práctica hoy mismo!


    Limpiar el baño es una de las tareas más engorrosas que hay, pero si no lo hacemos, nuestra salud puede correr grave peligro, y es que el moho y la humedad son nuestros enemigos, así que está claro que necesitas proteger tu hogar con estos rucos de limpieza eficaces con productos naturales.

    Getty Images

    No obstante, y por paradójico que resulte, solemos olvidarnos de limpiar en condiciones la parte que más utilizamos. En efecto, nos referimos al cabezal de la ducha. Un detalle que debemos cuidar, sobre todo ahora que podemos disfrutar de este diseño de alcachofa que filtra el agua para tener un baño más saludable.

    La alcachofa de la ducha es un foco de suciedad, porque tiene contacto permanente con el agua, por eso el cabezal se va llenando de pequeñas partículas de minerales como el calcio, el sílice o el magnesio, y estas, al final, terminan por obstruir el paso del agua. De hecho, cuanto más dura sea el agua, más rápido será el proceso.

    This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.
    Getty Images

    ¿Cómo se limpia la alcachofa de la ducha?

    Tienes la solución en este vídeo tan práctico, en el que el vinagre es el protagonista, porque este ingrediente elimina las partículas como por arte de magia. Además, la forma de limpiar la alcachofa no puede ser más fácil, solo necesitas mezclar media taza de agua con otro tanto de vinagre.

    1. Primero, frota los difusores de agua del cabezal con un estropajo para retirar la suciedad o los restos minerales que quedan secos. Para continuar, lo más apropiado es desenroscar la alcachofa de la ducha, pero si es complicado, puedes utilizar una bolsa de plástico y una goma para envolver la alcachofa suspendida de la pared.
    2. Coloca el difusor de agua dentro de un tupper con esta mezcla y procura que los agujeritos queden sumergidos en la solución durante una hora, aunque si tienes prisa puedes dejar que actúe durante veinte minutos. Lo cierto es que si dejas que el vinagre con agua actúa durante toda la noche puedes mejorar los resultados de este práctico truco para dejar la alcachofa de la ducha como nueva.
    3. Pasado ese tiempo, frota la alcachofa con un cepillo de dientes para eliminar bien los restos, aclárala con agua caliente durante un minuto y seca bien con un paño. Repite el proceso una vez al mes, o cada dos semanas si el agua del grifo tiene una composición dura.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de #Sostenibilidad