Un baño decorado en blanco y gris lleno de luz y con mucho encanto

Estos dos colores neutros y algo fríos se caldean con otros complementarios, como el madera, el turquesa, el azul o el verde. Todos, ligados a la naturaleza.

Baño decorado en blanco y gris
David Stay

Blanco de fondo con chispazos en color

Impoluto, luminoso. El color de los revestimientos y de los muebles en este baño agranda el espacio, refuerza la sensación de limpieza y pulcritud. El blanco no resulta demasiado invasivo y la combinación con el gris no queda demasiado plana, gracias a los guiños de color que adornan el interior. El toque verde de la planta, la toalla azul, los frascos turquesa sobre el lavabo, los tonos ocres de la alfombra... pequeñas pinceladas que llenan de viveza y alegría el baño.

Estilismo del baño: Liz Strong.
David Stay

Gris: claro, humo, grafito y metalizado

La variedad tonal de este color es infinita. Y muy diferente, según la elección de uno u otro, también es el resultado estético. En este espacio se ha usado un gris claro para las encimeras de mármol. Es el paso intermedio entre el blanco protagonista y los otros grises más oscuros que lo decoran.

El metalizado, presente en la lámpara de estilo industrial y el perchero, pone alguna ráfaga de luz y un toque retro muy atractivo. Sobriedad y sencillez están servidas.



Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Compras online