Cada cuánto tiempo hay que cambiar las toallas de baño

Y qué pasa si no lo hacemos, porque puede ser más peligroso de lo que piensas...


    La toalla con la que te secas después de haberte lavado no se ensucia mucho, ¿no? Si estas limpio cuando la usas... Esta afirmación de una lógica aparentemente aplastante no puede estar más equivocada.

    Las toallas son el mejor caldo de cultivo para que proliferen microorganismos, hongos y bacterias, ya que cumplen las condiciones perfectas para que sobrevivan y se desarrollen: están húmedas, tienen un pH neutro (ni ácido ni alcalino, muy similar al de nuestro cuerpo), se encuentran en un entorno con temperaturas cálidas y con oxigeno y tienen nutrientes de los que alimentarse (véase, restos de células muertas o secreciones de nuestro cuerpo que depositamos en la toalla al secarnos). Y, aunque la mayoría de estos microorganismos los cubren también nuestra piel, al encontrar el lugar perfecto para reproducirse pueden ocasionar alteraciones cutáneas e, incluso, infecciones.

    Cuánto se tiene que usar una toalla

    Para evitar problemas, debemos tomar una serie de precauciones. La primera es extender bien la toalla para que se seque por completo y cuanto antes. Si es posible la tenderemos al aire libre. Después de usarla, no cuelgues la toalla húmeda en la parte posterior de la puerta del baño. Tardará más en secarse y será un buen caldo de cultivo para bacterias y moho. Para que se seque más rápido, tiéndela en un tendedero.

    Además, debemos cambiar las toallas con frecuencia. ¿Cada cuánto tiempo?Javier Sola, experto en alergología del Hospital Ramón y Cajal, recomienda hacerlo al menos una vez a la semana. Por su parte, Philip Tierno, experto en microbiólogía de la Universidad de Nueva York, aconseja que las toallas se laven después de tres usos. También advierte que la mejor forma para saber si una toalla debería estar ya en la lavadora es oliéndola, ya que el olor es el mejor indicador que tenemos para saber que hay microbios creciendo.

    Otra norma que debes tener en cuenta es no compartir jamás tu toalla. En las de baño es fácil conseguirlo, pero todos tenemos una toalla de manos que utiliza toda la familia. En este caso, lávala más a menudo y, si algún miembro tiene una afección de la piel, procura que utilice una toalla distinta al resto de la familia.

    Cómo lavar las toallas y dejarlas como nuevas

    Para que la ropa de baño quede perfecta lo ideal sería hacerlo a una temperatura superior a 60ºC, para asegurarnos de que acabamos con todos los microorganismos posibles. Pero si tienes miedo de que tus toallas se estropeen, prueba a poner algún producto desinfectante como el vinagre blanco o la lejía.

    La higiene de las toallas del baño será completa si se lava cada cuatro usos, aunque en el caso de las toallas del gimnasio es mejor hacerlo tras cada sesión de entrenamiento, porque además de tener sudor han estado en contacto con otras bacterias.

    ¿Cuál es la mejor forma de lavar las toallas?

    Para que las toallas se mantengan limpias, suaves y frescas durante más tiempo, hay que lavarlas a la temperatura más alta posible, preferiblemente a 60 °C, pero comprueba siempre la etiqueta de cuidado de la toalla para evitar que encojan. Así te asegurarás de eliminar todos los gérmenes que puedan estar al acecho en la toalla.

    Utiliza detergente biológico para lavar las toallas blancas y de color, porque contiene enzimas que ayudan a eliminar las manchas de proteínas y grasas. Los blanqueadores ópticos y los agentes blanqueadores ayudarán a mantener brillantes las toallas blancas y pálidas. El suavizante reduce la capacidad de absorción de las toallas, pero si te gusta usarlo hazlo siempre con moderación.

    Secar en secadora es la mejor forma de mantener las toallas suaves y esponjosas; sólo tienes que sacudirlas bien antes de meterlas en la secadora. Evita poner las toallas en el radiador, ya que se secarían demasiado y se endurecerían.

    Redactor jefe digital de Elle Decor, especializado en interiorismo y tendencias de decoración.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Trucos de hogar