desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Trucos de hogar

Cómo limpiar tu casa en minutos si se presentan visitas

¡Ding dong! Llaman a la puerta...

Fran Muñoz IG: franyerga 21/07/2017
Imprimir
Twitter
Facebook
Pinterest

Cómo limpiar tu casa en minutos cuando van a venir visitas trucos limpieza y orden

"Hola, ¿cómo estás? Estoy por tu barrio y había pensado en pasarme a verte. Llego a tu casa en diez minutos. ¡Hasta ahora!" ¿Quién no ha recibido una llamada así justo el día en que más desordenada y sucia está tu casa? Al colgar, miras a tu alrededor y comienzas a acordarte de todo lo que dijiste que harías y nunca hiciste porque encontrabas mejores formas (y mucho menos productivas) de pasar el rato. Pero, no hay tiempo para lamentos: tienes 10 minutos por delante para hacer que tu casa parezca limpia y ordenada. Y remarcamos lo de "parezca" porque, seamos sinceros, los milagros no existen y una limpieza a fondo es impensable en este momento. Sigue los consejos de las gurús del orden en YouTube Milennial Moms, Vasseur Beauty y Love Meg y, sobre todo, que no cunda el pánico.

 

via GIPHY

ANTES DE EMPEZAR

Lo primero que hay que hacer es abrir las ventanas y encender velas aromáticas por toda la casa para que los posibles malos olores se esfumen. Una vez hayas hecho esto, coge un cubo y mete en él todo lo que vayas a necesitar para no estar perdiendo tiempo yendo y viendo en busca de productos. Contar con un temporizador te será de ayuda para tener presente el tiempo que te queda y administrarlo mejor.

DELIMITA EL TERRITORIO

No pierdas el tiempo en zonas que sabes que tus visitas no van a pisar. Céntrate en el salón, el baño y la cocina, sobre todo si tienes una abierta... Tampoco olvides la entrada (la primera impresión es la que cuenta).

 
LAS CESTAS, TUS GRANDES ALIADAS

Las típicas cestas de plástico que suelen usarse en las zonas de lavado serán tu bien más preciado en estos momentos de pánico. Cógelas y mete en ellas todo lo que no debería estar a la vista: ropa, zapatos, juguetes, revistas, esos folletos que dijiste que tirarías y siguen encima del aparador... Una vez estén llenas, ocúltalas en armarios o en habitaciones que no vayan a ver. Si tienes una puerta de las que puedes cerrar con pestillo y abrir desde fuera, bloquéala y reduce el riesgo de que puedan girar el pomo y encontrarse con una montaña de cestas llenas. Otra alternativa es coger cajas opacas con tapa que puedan apilarse u ocultar todo en el canapé abatible, en un baúl o en el espacio de almacenaje bajo la chaise longue de tu sofá.

 

via GIPHY

 
 

EL SALÓN

Una vez hayas quitado de la vista todo lo que no debería estar a la vista, toca una limpieza express. Con un plumero, quita el polvo de los muebles bajos (esa estantería alta no se va a ver, no pierdas el tiempo) y céntrate en los más oscuros, ya que en los blancos se ven menos las motas de polvo. La mesa de centro será una de las superficies que más atención se llevará de tu visita, por lo que tienes que asegurarte de que esté limpia y en orden. Si no has gastado muchos minutos, coge el aspirador y pásalo rápidamente por la alfombra (este es el momento en el que te alegrarás si tienes uno de esos aspiradores verticales que no necesitan cable). Por último, coloca los cojines y mantas que tengas en el sofá. ¿Todo perfecto? Pasemos a la próxima estancia...

EL BAÑO

Tus visitas van a estar en esta habitación solos y con la puerta cerrada, por lo que es básico que esté limpia y ordenada. La youtuber Milennial Mom limpia el lavabo poniendo jabón en sus manos, pasándolas por él, enjuagando y secando con una toalla. Para el inodoro usa toallitas húmedas en el exterior y el asiento y frota con la escobilla y un producto específico el interior.

 

via GIPHY

LA COCINA 
 

¿Por qué dejar esta estancia en último lugar? Porque es donde más puedes entretenerte al limpiar y notar la presión del tiempo que termina te hará actuar de forma más rápida y funcional. Si tienes lavavajillas, mete todos los platos sucios en él. Si no, opta por ponerlos en una cesta y escóndelos (a grandes males, grandes remedios). Con la encimera despejada, pasa una bayeta húmeda y sécala. Ordena los paños y, si tienes tiempo, barre el suelo (tus visitas se fijarán más en la encimera que en el suelo, por lo que es mejor priorizar la primera).

 
 

EL TOQUE FINAL

Pon algo de música, quítate el pijama/chándal/camiseta promocional que estés llevando, vístete con algo un poco más arreglado y abre la puerta con tu mejor sonrisa. ¡Enhorabuena! Misión cumplida.


Comentarios

Publicidad


Ver más articulos