desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Reformas

Cómo tener la casa bien aislada: Cerramientos

Con materiales específicos y ventanas eficientes, que protegen la casa del frío y el calor, se consigue confort térmico y acústico en casa y… ¡verás cómo ahorras!

Realización Y Texto: Begoña Fernández. Fotos: Hearst Documentación 23/03/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Un buen aislamiento de la vivienda proporciona confort térmico al interior, evita las pérdidas energéticas y hace de la casa un hogar eficiente y más saludable. Pero ¿cómo saber si una vivienda está mal aislada? Es fácil con una cámara de imagen térmica, que indica las fugas de calor de un edificio por un aislamiento deficiente en su envolvente, que está formado por fachada, ventanas, puertas, cubierta y suelo… Pero en el día a día, sin utilizar esa cámara, hay señales claras para los que habitan en la casa: encender la calefacción todo el día en invierno —y cuando se apaga, la casa se enfría rápidamente­— sentir un calor sofocante en verano y, en caso de contar con aire acondicionado, tenerlo encendido de forma permanente, y aún así, a pesar de todo, no sentir el confort térmico en el interior; y en zonas urbanas, además, percibir el molesto ruido de la calle. Esa pérdida constante de energía diaria, año tras año, también supone pagar más en las facturas domésticas. ¿Hasta cuándo? Es probable que ya se hayan adoptado hábitos para ahorrar en iluminación y agua, incluso, que se haya instalado un termostato para controlar el consumo de calefacción y aire acondicionado, pero ¿qué hacer con el aislamiento?

POR DÓNDE EMPEZAR…
Equipar la casa con sistemas de climatización, aire caliente y frío, que incorporen tecnologías eficientes, no es la solución para disfrutar de confort térmico puertas adentro.

El punto de partida debe ser lograr la reducción de la demanda energética mediante un aislamiento óptimo, para después, elegir un sistema eficiente y hacer un uso racional de él.

Aumentar la eficiencia de los aparatos sin acometer mejoras en aislamiento es seguir derrochando energía y dinero.

¿Cómo se limita la demanda energética? Con materiales aislantes —ver las webs de Supafil (Knauf), Isover y Rockwool— y con el cambio de ventanas por otras que tengan doble acristalamiento.

Más información en www.ventanaseficientes.com



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos