desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Albacete, España

Unas casas-cueva junto al río Júcar donde vas a querer perderte

¿Alguna vez has soñado con dejarlo todo y rehabilitar una vieja casa para crear un hotel rural? Dos amigos se atrevieron a hacerlo y el resultado enamora a primera vista...

Fran Muñoz IG: franyerga 05/10/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



"No entendíamos cómo la provincia de Albacete podía ser esa gran desconocida. La gente solo sabe de ella por su feria y la mayoría no descubre realmente los rincones y posibilidades que esconde". Esta fue la cuestión que movió a Víctor Pinedo y a Fernando Monteagudo, un contable de 29 años y un ingeniero de 25, a abandonar sus vidas acomodadas para lanzarse a un nuevo proyecto, un sueño que tenían en común: "emprender, y poder ofrecer a la gente rincones y alojamientos singulares en esta zona con un nuevo concepto de turismo rural, más fresco, joven y con buen gusto", nos confiesan.

Después de meses de búsqueda, dieron con el lugar perfecto para materializarlo. Unas casas-cueva abandonadas a los pies del río Júcar, en el entorno de Jorquera, que les pareció "un auténtico paraíso a tan solo 35 kilómetros de Albacete". La mayor parte del presupuesto se lo llevó la adquisición de estas propiedades, pero estos dos jóvenes hicieron de la necesidad virtud y decidieron rehabilitarlas ellos mismos aconsejados por amigos arquitectos y diseñadores, logrando un resultado fiel a su esencia, lleno de carácter y con mucho encanto. "Nos encargamos de la electricidad, la fontanería, la albañilería, el uso de la piedra, etc.... Todo con nuestras sus propias manos", explican orgullosos. Han estado 24 meses sin vida social, pasando todas las tardes, festivos y fines de semana incluidos, inmersos en las obras. "De hecho, la última noche vieja la pasamos haciendo hormigón", confiesan.

Tras todo este esfuerzo nacían los alojamientos rurales XUQ, bautizados así porque Xuqer era como se llamaba antiguamente al rio Júcar. Las cinco casas están hechas con materiales y técnicas típicas de esta zona y tienen la peculiaridad de mantener siempre una temperatura constante de 20 grados, tanto en verano como en invierno. En la decoración, se mezclan muebles reciclados por ellos mismos (como no podía ser de otra forma) con diseños actuales, logrando una mezcla entre tradición y novedad muy acorde con su filosofía.

www.xuq.es
Fotos: Clara Lozano y Nuria Soriano



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos