desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

A fondo

Una cocina bien vestida

La distribución en forma de L y el office, revestido con un papel que reproduce el estampado de pata de gallo, caracterizan esta cocina, que gana calidez con toques amarillos.

Susana González 25/01/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



En una cocina confluyen tres realidades: en ella se trabaja con ingredientes que manchan, agua que gotea y grasa que salpica; su capacidad de almacén es la de un colmado en versión mini, con verduras, carne, pescado, conservas, azúcar, harina, botellas de leche…

Y, si además cuenta con un office, en ella se desayuna-come-cena, se charla con los amigos e, incluso, se hacen los deberes. Esta cocina cumple todos los requisitos para solucionar cada una de estas realidades. Los muebles, de frentes lisos, son fáciles de limpiar.

Además, el zócalo debajo de ellos, retranqueado, deja un espacio para meter los pies que permite acercarse más a la encimera y, por lo tanto, manchar menos el suelo. Cajones, gavetas y armarios guardan menaje e ingredientes. Y el office, con su print de pata de gallo, crea una atmósfera acogedora que invita a entrar en la cocina y a salir de ella.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos