MiCasa
Buscador

Madrid, España

Una luminosa vivienda decorada con estilo nórdico

El estilo nórdico caracteriza la decoración de esta vivienda, súper luminosa, que ganó espacio al anexionarle un piso contiguo. Hoy luce de fiesta para recibir la Navidad.

Almudena Carmona 05/01/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



La llegada de un segundo hijo, la necesidad de disponer de más espacio y la posibilidad de adquirir la casa de al lado fue el cúmulo de circunstancias que hicieron posible la reforma de esta vivienda, situada a las afueras de Madrid, con resultados espectaculares. Los dueños, ya encantados con su piso luminoso, vieron cómo la planta original duplicaba sus dimensiones, pasando de 70 m a 140 m. Y lo mejor de todo, sin mudanzas. El hecho de que los pisos fueran simétricos (unidos por el salón) resultó una ventaja a la hora de tirar tabiques y ampliar espacios fácilmente. La vivienda original, compuesta por salón, cocina, baño y tres dormitorios, sufrió cambios sustanciales en su distribución ya que los dueños decidieron reservar esa parte de la casa para uso y disfrute de los niños. La obra se aprovechó para pintar paredes y techos en blanco y renovar el suelo con una tarima laminada de Ikea, también blanca, para potenciar así la luminosidad. El vestíbulo y el cuarto de baño infantil, reformado por completo, se cubrieron con baldosa hidráulica. La cocina pasó a ser una zona de lavado, y las habitaciones dieron paso a dos dormitorios infantiles, uno para cada niño, y a una sala de juegos para los pequeños.

En la casa anexionada la reforma fue total. Aquí sí que se tiraron varios tabiques, empezando por el central, para ampliar la entrada a la casa y el salón. Éste, al duplicarse, cuenta ahora con un amplio comedor, un rincón de lectura y otra terraza. Además, se eliminó un segundo tabique con el fin de unir dos habitaciones y agrandar el dormitorio principal, que gana un vestidor e integra el cuarto de baño reformado. Por último, se tiró un tercer tabique para crear un estudio independiente por el que se accede desde el salón a través de unas puertas correderas. La cocina también ganó espacio, ya que se eliminó el tendedero para contar con un office. En cuanto a la decoración, prima el reconfortante estilo nórdico, donde la serenidad de los tonos neutros revive gracias al colorido de piezas, textiles y adornos típicos de las fiestas navideñas.

Aislamiento perfecto: Además de ganar en espacio, la vivienda duplicó su luz natural.Todas las ventanas se sustituyeron por modelos de aluminio blanco con doble rotura de puente térmico, para aislar la casa del frío y del calor. El salón dispone ahora de dos balcones con vistas a un jardín. Uno de ellos se cerró con ventanas, y se transformó en un pequeño invernadero. En el otro se instalaron unas puertas abatibles que, al abrirse por completo, permiten que la naturaleza exterior entre en la casa. Todas las puertas se cambiaron por otras en blanco, bien abatibles o correderas; como la del baño, integrado en el dormitorio principal, o el estudio que da al salón.



Comentarios

Publicidad


Más Casas




Ver Todos