MiCasa
Buscador

Una casa moderna y elegante

Al utilizar la misma paleta de color en telas, revestimientos y carpintería, se crearon ambientes sosegados, cálidos y llenos de luz en esta casa actual.

Mi Casa 28/06/2013
Imprimir
Enviar
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Dos amplias plantas distribuidas racionalmente y un jardín con una pequeña piscina hacen de esta casa, situada a las afueras de Madrid, un sueño cumplido para sus dueños. Todos los ambientes tienen una elegancia atemporal gracias al diseño de piezas modernas, como las que se eligieron para decorar el salón, una estancia en la que las tonalidades grises se fusionan con el blanco y el wengué. En la planta baja, con salida directa al jardín —diseñado y realizado por la paisajista Carmen Tornavaca, de la empresa Torca Proyectos—, comparten espacio dos zonas de estar creadas alrededor de la chimenea, el comedor y la cocina.

En toda la vivienda se cuidó la elección de materiales, tanto en el mobiliario como en los revestimientos y textiles, para lograr una armonía general. En la cocina, la madera en un tono haya del mobiliario se actualizó con líneas puras en el diseño de tiradores, frentes y electrodomésticos en acero. La encimera en granito brillante resulta funcional y resistente. La ausencia de azulejos en las paredes aleja la decoración de la clásica opción para cocina. El papel pintado resulta más cálido, sobre todo en el comedor de diario que se ubicó en un extremo de la cocina, junto a la isla. Como la familia pasa bastante tiempo en este rincón, querían que tuviera todas las comodidades, de ahí que se instalara un televisor en la pared. El dormitorio principal se amuebló con dos cubos abiertos como mesillas y un cabecero, todo realizado a medida. La elección de las tonalidades reafirma la sobriedad del mobiliario. En el baño se mantuvo esta línea con la combinación de tonos neutros y madera de wengué en el mueble que decora el frente del lavabo. Las vistas al cuidado jardín, que parece colarse por la ventana, son un valor añadido que enriquece el conjunto. En la habitación infantil los tonos neutros continúan presentes, aunque salpicados de colores en una paleta de rosas y morados. El papel pintado de la pared y el conjunto de la mesa y las sillas, a medida de su pequeña propietaria, acaparan toda la atención.



Comentarios

Más Casas




Ver Todos