desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Valencia

Una casa luminosa y natural

Suelos de barro, paredes blancas que reflejan la luz del Mediterráneo… La decoración de esta casa parte de la arquitectura tradicional para crear un estilo personal con muebles actuales, piezas recuperadas y vistosos toques étnicos.

Susana González 17/04/2015
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Aunque la construcción de esta vivienda data de los años 70, su estructura y materiales son típicos de la costa mediterránea. Ubicada en una urbanización de la localidad valenciana de Jávea, sus propietarios —una familia belga enamorada del paisaje y el clima levantinos— decidieron rehabilitarla sin alterar su esencia arquitectónica. Para ello recurrieron a la interiorista Jessica Bataille. Las vigas vistas de madera que adornan los techos se mantuvieron, así como los arcos de tosca, un material natural de la zona que se extrae de los acantilados de la costa. Para el suelo se eligieron losetas de barro, y en el porche se recurrió a persianas de esparto que potencian aún más el estilo decorativo del Mediterráneo. A la hora de decorar la casa, la interiorista decidió pintar las paredes en blanco para reflejar la deslumbrante luz de Jávea. Incluso las puertas, de estilo castellano, también se pintaron en ese color, para lograr ambientes más luminosos.

Pero esa claridad que ilumina el interior de la casa también se potenció a la hora de elegir el mobiliario. Los sofás, tanto la pareja que decora el porche como el modelo con chaise longue de la zona de estar, se escogieron con tapicerías en tonos muy claros. Lo mismo sucede en los dormitorios, en los que la ropa de cama, blanca, refleja y multiplica la luz natural. Sobre esta base, Jessica Bataille aplicó pinceladas de color para añadir calidez a cada ambiente. Cojines en la gama del rojo y suaves mantas de lana en tono azafrán dinamizan la decoración. Junto a ellos, los detalles en madera y fibra garantizan la sensación de confort.

Pero en esta decoración mediterránea no podían faltar las referencias al mar. Algunas piezas recuperadas, como la vitrina del comedor o el aparador situado junto al arco que da paso a la zona de estar, se pintaron en turquesa para evocar el color del agua. Detalles como las tinajas encaladas en el porche o las cortinas de esparto completan una decoración personal con encanto.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos