desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un chalé con jardín, piscina y ambientes apacibles

Esta vivienda, con un agradable jardín con piscina e interiores amplios y luminosos, cumple todos los requisitos de la casa perfecta para una pareja con cuatro hijos.

Realización: Pilar Perea. Texto: Marta Sanz. Fotos: Miriam Yeleq. Plano: Hearst Infografía 07/09/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Los propietarios de esta vivienda, Olga y Antonio, buscaban una casa con los suficientes metros para disfrutar de espacios cómodos y desahogados donde compartir momentos en familia (ella tiene tres hijos y él, uno), además de otros en los que cada uno mantuviera su privacidad. Y lo encontraron: un chalé a las afueras de Madrid con un exhuberante jardín donde crecen palmeras y otras plantas junto a una piscina. Les encantó su fachada principal, pintada en un intenso color terracota, que da calidez y personalidad a la construcción; el porche de aire colonial y un cenador donde ubicarían un salón de exterior y una agradable zona de comedor a la sombra respectivamente.

En el interior, la luminosidad y amplitud de los espacios, terminó por convencerles. Solo había que reformarlo para adecuarlo a sus necesidades. Cuatro meses duró la transformación total de la casa, que fue llevada cabo por el arquitecto Alejandro Alonso, de la empresa Trazo. La distribución de la casa es diáfana y ordenada. Un amplio recibidor ofrece una calurosa bienvenida y acceso a todas las estancias de la planta baja, donde se ubicaron un salón doble —con zona de estar y rincón de lectura—, el comedor, la cocina, dos dormitorios y un cuarto de baño.

Los revestimientos se renovaron por completo: para el suelo, se eligió una tarima clara; las paredes se pintaron en blanco y en los baños se apostó por porcelánico con efecto mármol. Esta uniformidad enlaza los diferentes espacios y se combinó con ráfagas de distintas tonalidades de azul, que aportan riqueza visual.

Los propietarios también tenían muy claras sus intenciones a la hora de decorar su hogar: querían ambientes cálidos y cómodos. Así las piezas de mobiliario, con predominio de la madera, responden a esta premisa. Muebles blancos y en acabado natural se mezclaron sutilmente con otros más oscuros para lograr un interiorismo actual. El hilo conductor recayó en las telas y complementos, en una paleta de tonos crudos, grises y azules.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos