desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una reforma para ganar luz

Una distribución original, con ambientes que dan paso a otros a través de puertas correderas, es la clave de la refoma de este piso que se presta a la decoración con un objetivo: máxima luminosidad.

Mi Casa 17/02/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Como si de un sorprendente truco de ilusionismo se tratara, en este piso la percepción del espacio cambia sin cesar. Cada ambiente se funde con el contiguo o se independiza de él en un permanente juego de perspectivas. Naturalmente, no es obra de magia, sino de la original reforma planificada por el arquitecto Marcos Corrales. La vivienda se encuentra en una urbanización situada a las afueras de Madrid. Las vistas eran tan espectaculares que Corrales las integró para que formaran parte del interior mediante enormes ventanales.

El arquitecto atendió las necesidades de los propietarios, una pareja con dos niños, y optó por una distribución a base de puertas correderas que actúan como tabiques móviles. Si se dejan abiertas, el salón se comunica con el comedor. Éste, por su parte, sirve de distribuidor hacia los dormitorios infantiles por un lado y hacia la sala de estar por otro. A su vez, nuevos paneles comunican la salita con el despacho, y éste con el dormitorio para facilitar una conexión permanente entre los padres y los niños.

El mismo sistema de puertas correderas se utilizó para separar o anexionar los dos dormitorios infantiles. El éxito de la reforma se debe también al estudio realizado para garantizar una circulación óptima de la luz natural. Gracias a paneles de cristal instalados en las paredes y a ventanas situadas junto al techo, la claridad pasa de un ambiente a otro e ilumina, incluso, los espacios situados en el centro de la vivienda. La carpintería también desempeñó un papel estelar en la reforma. El arquitecto Marcos Corrales, en colaboración con Ediciones Despacio S. L, diseñó muebles, armarios y librerías, que esta empresa produjo a medida.

En los dormitorios infantiles, unas librerías con un estante retranqueado sustituyen a las mesillas. Sobre ellas, un altillo corrido junto al techo proporciona un espacio de almacén clave para guardar ropa de otra temporada. Además, la pared donde se apoya la cama se protegió del roce diario con un zócalo escalonado que delimita visualmente la zona de descanso y da paso a la de trabajo. En esa búsqueda permanente de la sensación de continuidad, el color blanco desempeña un papel clave; presente en telas, muebles y revestimientos, actúa como un hilo conductor a lo largo de la casa y multiplica la luz natural, tan buscada.



Tags: campo, Casa y reformas.

Comentarios

Publicidad


Ver más articulos