desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

La casa reformada

Vaya cambio: Una casa de invitados en el jardín

Una vez más el papel pintado marca la diferencia.

Stephanie Smith 14/12/2016
Imprimir
Twitter
Facebook
Pinterest



Abi Bunney, de 50 años, se mudó a esta casa de tres dormitorios en Teddington, Middlesex, con sus hijos George, 17, y Henry, 15, en Enero de 2012. Después de reformar toda la casa decidió convertir el viejo taller del jardín en una casa de invitados.

PLAN DE ACCIÓN

Abi, cuéntanos acerca de este cottage.

Después de mi divorcio me mudé a una casa cercana más grande, quería que cada uno de mis hijos tuviera su propio dormitorio. La casa data de 1970 y me encantó su ubicación, un entorno tranquilo y silencioso muy cerca de la ciudad, además de un bonito jardín. Pero necesitaba mucho trabajo. Desde que me mudé, he cambiado las escaleras de lugar, he añadido un segundo baño y he ampliado la parte posterior de la vivienda para crear una cocina/comedor. Aunque en realidad siempre he tenido mi ojo en el exterior.

¿Para qué se había utilizado el cobertido?

El hombre que vivió aquí antes que nosotros era todo un manitas y lo usó como taller. Pero no se cuidó y acabó en mal estado siendo útil únicamente para guardar herramientas y bicicletas. Yo soy del Lake District y tengo bastante familia allí a la que me encanta visitar. También tengo muchos amigos que viven lejos. No tenía ningún espacio en la casa para que pudieran venir a visitarnos y estar cómodos así que empecé a barajar opciones y me encantó la idea de ofrecer a mis invitados un espacio separado y privado. El jardín tiene una entrada lateral lo cual es muy útil. Una vez que la casa estuvo terminada quiso ponerme manos a la obra en el jardín.

¿Tuviste una lista de prioridades?

Mi objetivo principal era crear una suite de buena calidad para mis invitados, un espacio multifuncional con distintas áreas. Necesitaba también añadir espacio de almacenamiento así que pusimos un pequeño armario para guardar las cosas del jardín. La cocina es muy pequeña pero el área principal se puede considerar espaciosa. En un principio pensé en dividir el espacio en dos, un dormitorio y un salón, pero ambos hubieran sido demasido pequeños y estrechos, así que la solución más lógica fue poner un cama de pared.

El sofá cama es muy elegante, una compra muy práctica...

Miré todas las opciones y precios, tanto en internet como en las tiendas. ¡Por supuesto lo que me gustó fue un caro diseño italiano! Por un precio de 8.100 dólares, esa fue mi gran adquisición, tenía absolutamente todo lo que quería, una cama decente, un bonito sofá y armarios a cada lado. Estaba tan bien hecho y la calidad era tan buena que incluso sentí que estaba recibiendo mucho por mi dinero.

¿Qué inspiró la decoración?

Un papel pintado que encontré online — de las mejores ofertas, solo 13 dólares el rollo. Elegí un diseño de abedul para una pared y efecto pizarra para el resto, ya que ambos me recuerdan al Lake District. Decidí escoger una tonalidad de grises, desde el color carbón del sillón hasta los azulejos del baño. El suelo es laminado, muy práctico y parece auténtico. Después añadí algunos toques de rojo, naranja y amarillo en los accesorios.

¿Cómo decidiste el baño?

Quería una gran ducha que proporcionara al baño un estilo hotel. Todo para que mis invitados se sintieran cómodos y mimados.

¿Y fue un éxito?

La obra duró tres meses y los retoques finales otros dos. Los costes finales estuvieron al rededor de los 77.273 dólares, también reformé todo el jardín. Es un espacio magnífico para los invitados o para cuando mis hijos quieren traer amigos a dormir a casa. Fue una gran inversión pero definitivamente valió la pena.

Fotos Colin Poole
Vía HouseBeautiful



| Categorías: Reformas

Comentarios

Publicidad


Ver más articulos