MiCasa
Buscador

Casas de campo

Este pequeño pueblo tiene las casas de cuento más encantadoras

"Es como una pequeña aldea europea, lejos del ajetreo y el bullicio".

Jill Gleeson 22/12/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Situado en la agradable costa norte de California, Carmel-by-the-Sea es un pequeño pueblo tan dulce e idílico como su nombre. Está a unos 200 kilómetros al sur de San Francisco y muy cerca de los famosos campos de golf Pebble Beach. Carmel es muy pequeño (solo 2,6 kilómetros cuadrados) y tiene menos de 4.000 habitantes, aunque todos los turistas que visitan este pueblo inflan ese número.

Parte del encanto es su condición prístina: gracias a las sabias leyes de la zona, no hay restaurantes de comida rápida, tiendas de camisetas ni un paseo marítimo que altere su esencia del viejo mundo. En vez de eso, Carmel posee más de 20 casas y negocios que parecen sacados de un cuento de hadas. El ambiente es mucho más mágico en Navidad, cuando las adorables tiendas, restaurantes y posadas despliegan la alfombra roja.

"Es mágico y pintoresco", dice Debi Leonardini, quien lleva pasando en este pueblo las vacaciones durante 16 años con su marido Jim. "Hay edificios encantadores y tiendas únicas, además hay buena comida y vino. Carmel es, realmente, como una pequeña aldea europea, lejos del ajetreo y el bullicio".

Únicas y traviesas, con detalles rebeldes que recuerdan al pasado y conducen a un cuento de hadas, así son las estructuras de Carmel, una creación de Hugh Comstock, quien construyó la primera casa en este pueblo en 1924 como regalo para su mujer, Mayotta. La casa tenía el objetivo de guardar todas las muñecas que ella había creado y que luego vendió. Totalmente hechizados por "Hansel", el nombre con el que es conocido el cottage, los habitantes de Carmel pidieron a Comstock que diseñara para ellos también.

No pasó mucho tiempo para que el pueblo estuviera repleto de arquitectura fantástica. Y, en Navidad, todo se vuelve más mágico. Todo los años Carmel celebra el famoso encendido del árbol de Navidad en Devendorf Park y otros eventos que atraen (como la obra navideña representada por niños 'El Cascanueces') a muchos visitantes. Este encantador pueblo, con o sin acontecimientos, sigue siendo uno de los mejores lugares para pasar las fiestas navideñas.

Vía HouseBeautiful



Comentarios

Publicidad


Más Casas




Ver Todos