desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Este piso reformado estrena nueva planta más funcional y diáfana

Elementos originales de principios del siglo XIX, una decoración ecléctica y piezas de arte contemporáneo aportan carácter y personalidad a esta vivienda madrileña.

Realización: Cristina Rodríguez Goitia. Texto: Marta Sanz. Fotos: Miriam Yeleq. Plano: Hearst Infografía 21/03/2018
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Con un piso estupendo, ubicado en uno de los barrios históricos de Madrid, y sin saber por dónde empezar. Así se encontraba el propietario de esta vivienda: había descubierto el lugar perfecto para iniciar una nueva vida, pero necesitaba ponerlo en manos de un experto que, no solo lo rehabilitara y le sacara todo el partido posible, sino que, además, se encargara del interiorismo. Él no tenía nada claro: ni cómo quería organizar los metros disponibles ni con qué estilo decorativo se sentía identificado.

Por suerte, sí tenía amigos que le hablaron del trabajo de Juan Arcos, un profesional que cuenta con su propio estudio de reformas e interiorismo; él se ocuparía de todo. Juan ideó una reforma total, con dos líneas principales de actuación: diseñar una distribución funcional y desahogada y renovar todos los revestimientos.

Tras analizar la vivienda y las necesidades del propietario —un joven soltero—, Juan Arcos le propuso un plano que fue aceptado a la primera. Cuatro meses después, el tiempo que duraron las obras, la casa era otra. De seis habitaciones, una cocina, un baño y un salón pequeño, pasó a una distribución de dos dormitorios, dos cuartos de baño y una gran zona común con salón y cocina. Durante la reforma, se descubrieron columnas de hierro originales y vigas de madera que se dejaron a la vista por su gran valor estético, y porque aportan un encanto especial a la vivienda, además de singularidad y calidez.

Otro de los elementos originales es la chimenea, a la que en el mismo espacio se le rediseñó una nueva embocadura de líneas rectas. Definido el continente, había que pasar al contenido. Al no tener unas pautas marcadas por el propietario, el interiorista Juan Arcos dio rienda suelta a su creatividad y apostó por el eclecticismo. También le asesoró sobre la compra de obras de arte de creadores emergentes y contemporáneos, con las que pondría ese toque personal en la nueva casa.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos