desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

La casa reformada

Un piso luminoso y muy actual

La reforma de este piso se realizó con la ilusión de ampliar la familia. Puertas correderas y un cerramiento acristalado permiten, ahora, compartir los espacios.

Realización: Reyes Pérez. Texto: Susana González. Fotos: Miriam Yeleq. Plano: Hearst Infografía 08/03/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



De todas las razones que impulsan a embarcarse en una reforma, el deseo de tener un bebé quizá sea la que más ilusión genere. Los propietarios de este piso, una pareja decidida a formar una familia, acudieron a Hermanas Bolena para que les ayudasen a transformar una vieja vivienda en un verdadero hogar, confortable y alegre. La antigüedad del inmueble hizo que el proyecto implicara una reforma integral. Fue necesario picar dos capas en el suelo —cada una, con un revestimiento diferente— para llegar al forjado, y aplicar una pasta autonivelante antes de instalar el pavimento: un laminado en acabado roble claro en el salón y los tres dormitorios.

Sin embargo, en el cuarto de baño y en la cocina —ambas, zonas con riesgo de salpicaduras de agua—, se instalaron suelos porcelánicos que evocan las losetas hidráulicas del siglo XIX: un modelo que imita el acabado del cemento en el baño, y un diseño con un sugerente efecto 3D en la cocina. Las obras abordaron otros aspectos, como renovar las instalaciones y los radiadores, o cambiar un par de ventanas de lugar. También se diseñaron los frentes de armario y las puertas de paso, que se realizaron correderas, entre los dos futuros dormitorios infantiles y en el baño.

La planificación de la reforma fue paralela a la del interiorismo, para que cada idea decorativa que entrañara obras se pudiera poner en práctica. En un piso en el que pronto se escucharían risas infantiles,

La luminosidad era clave. Paredes y techos se pintaron en blanco, salvo dos frentes, que se revistieron con papeles pintados: palmeras en el salón, y un delicado modelo rosa en el dormitorio. “Para nosotras, el rosa es tanto femenino como masculino. Es un color elegante, que crea ambientes atractivos”, nos cuenta Ana, de Hermanas Bolena. En cuanto a las lámparas de techo del dormitorio, “evitan que la pared principal quede vacía desde el cabecero hasta el techo, aunque eso supone calcular dónde irán los puntos de luz durante la obra”.

Las paredes y el techo del dormitorio principal se insonorizaron para aislarlo de los ensayos de su vecino, pianista. En cuanto al baño “suele ser interior —explica Ana—. De ahí que los azulejos y muebles en color blanco satinado resulten adecuados, porque reflejan bien la luz artificial.” Sin embargo, en este caso la ducha se revistió en negro “para evitar que el blanco sobre blanco se empastase: la zona gana protagonismo y el espacio consigue profundidad visual.”



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos