desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso familiar decorado con estilo nórdico

La dueña de este piso se dedica a la decoración profesionalmente. Al tanto de las tendencias, su casa combina el estilo nórdico con detalles personales que, a menudo, cambia de sitio. ¿El resultado? Los espacios parecen cobrar vida.

Susana González 26/10/2015
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



“Cuando nos mudamos hace dos años a esta casa, buscábamos espacios más amplios y rodearnos de la naturaleza. Por eso nos trasladamos a las afueras de Madrid”. Así nos explica Estela, la propietaria de esta vivienda, las razones que les llevaron a elegirla. “Somos 4 miembros en la familia y valoramos mucho tener un pequeño jardín y el monte cerca, para salir a pasear”, añade. El piso se distribuye en un salón-comedor con terraza, la cocina, dos cuartos de baño —uno de ellos integrado— y tres dormitorios: el principal, el de las niñas y el de invitados. “Tenemos muchos familiares y amigos que viven fuera, y nos encanta que vengan a pasar tiempo con nosotros. Por eso quisimos que esa habitación fuese cómoda para ellos,” aclara la dueña.

Estela y su marido, Yago, se encargaron personalmente de la decoración de la vivienda. Los conocimientos de ella —fundadora de la web Deco & Living— se aprecian en cada rincón de la casa, donde el estilo nórdico se alterna con detalles personales. “Nos encanta rodearnos de cosas bonitas, tesoros familiares, recuerdos del día a día y piezas especiales”, cuenta Estela. Sobre una base de color claro—con paredes y tapicerías blancas — los complementos se alternan y modifican continuamente. “Todo se puede mover, ya que nos encanta crear, en concreto a mí”, explica Estela. “Un día el jarrón está aquí y mañana, en otra habitación”. Esta filosofía, que también aplica a sus proyectos profesionales, permite organizar ambientes muy personales. “Me encanta crear espacios según el carácter de quienes viven en ellos y de sus necesidades, pero siempre manteniendo la armonía”, nos revela.

La zona de trabajo, ubicada en el salón, es buena prueba de esta filosofía. Orientada hacia la terraza, para disfrutar de luz natural y de las vistas al jardín, está formada por una estantería modular, muy ligera visualmente, que permite tener el material necesario al alcance de la mano. Lo mismo sucede con el dormitorio principal, donde las paredes blancas transmiten calma. “Las mesillas son diferentes porque huimos de la decoración conjuntada, aunque siempre existe un hilo conductor”.



Categorías: Camas

Comentarios

Publicidad


Ver más articulos