desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca, España

Un piso luminoso y natural

Una vez reformado y con una nueva distribución, ahora diáfana, este piso mallorquín se abre al exterior y deja que la luz del Mediterráneo ilumine cada rincón. En sus ambientes, madera y vidrio conviven plácidamente.

Mi Casa 04/09/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



La perfecta sincronía que mantuvo el propietario de esta casa de veraneo con los arquitectos Jaume Alomar y Xavier Suárez, del estudio LF91 Project Manager, en el momento justo de elegir materiales, acabados, distribuciones, etc… se percibe en el resultado final. Ellos se encargaron de dar forma al interiorismo con pinceladas depuradas y eclécticas. El propietario descubrió Mallorca durante una regata y fue tal el flechazo, que decidió hacerse un refugio al que escaparse y en el que disfrutar de la luz y el encanto de la isla.

Con esta máxima, todas las estancias se abren al exterior a través de los ventanales verticales. Para conseguir toda la luminosidad posible se utilizó el color blanco —que unifica los ambientes— combinado con una paleta cromática de neutros y amaderados, marcados por el tono del suelo y de la carpintería exterior. La zona de día se dispuso en un único espacio, que disfruta de la excepcional altura del techo, y que comparten salón, comedor y cocina.

En el dormitorio se ha mantenido el mismo estilo fresco del resto de la vivienda. Aquí se ha apostado también por el predominio de la madera en diferentes tonalidades, que encajan en un conjunto donde la calidez es protagonista. Destaca la original estructura que completa la decoración con un objetivo funcional: solucionar la organización de la ropa a modo de vestidor abierto y crear un espacio privado para la lectura y el descanso en un altillo al que se accede por una escalera. Todo, en el mínimo espacio.

El baño rompe la tendencia soft y opta por un contraste muy actual: vidrio y madera sobre una base en gris pizarra. Es precisamente la intensidad del revestimiento escogido para el suelo, y que se prolonga hasta media altura en la pared, la que acentúa las líneas de los sanitarios en blanco. La exquisita sencillez de las piezas escogidas para decorar cada uno de los rincones de este refugio mediterráneo conforman un conjunto impecable.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos