desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Valencia, España

Un piso de 60 m2 adaptado a una familia

Generar espacios más fluidos, ampliar el almacenaje y conservar los elementos originales de la vivienda fueron los objetivos que se persiguieron (y consiguieron) con la reforma de este piso valenciano. 

Fran Muñoz IG: franyerga 19/12/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Situado en el primer Ensanche de la ciudad de Valencia, este piso de 60 metros cuadrados derrochaba encanto, pero no era muy funcional para la pareja con un niño pequeño que acababa de mudarse a él. Sus tres dormitorios encorsetaban mucho el interior y sus propietarios no se sentían a gusto en él, por lo que decidieron ponerlo en las manos de la arquitecta Anca Luciana Rotaru para que lo adaptara a sus necesidades. "Era necesario generar espacios fluidos, sin perder la identidad de una vivienda de ensanche, con techos altos y molduras originales". Así explica Anca los principales objetivos de esta reforma integral a los que se añadió "generar el mayor espacio de almacenamiento posible, dado que la vivienda estaba destinada a una familia con un hijo".

En ocasiones, hay que perder algo para ganar. Y esto fue lo que ocurrió en esta casa. La arquitecta decidió prescindir de uno de los dormitorios para que sus habitantes vivieran sin estrecheces. Esta habitación se repartió entre la cocina, el dormitorio principal y dos armarios de techo a suelo que sirven como ropero y como despensa y espacio de lavandería. La comunicación entre las estancias también era básica. Para ello, Anca sustituyó el tabique que cerraba la cocina por una pared acristalada y abrió una nueva puerta de doble hoja entre el dormitorio infantil y el salón, "de esta manera, se consigue un amplio espacio común, que permite observar al niño pequeño mientras juega", afirma la arquitecta. En cuanto a los acabados, se restauraron las puertas de madera original, conservando los diseños de las molduras, y se dispusieron dos tipos de suelo, "una baldosa porcelánica y una madera, diferenciando los espacios de circulación de las tres estancias que conforman la vivienda".

El interiorismo y la decoración son tan amables y funcionales como la planta de la vivienda. Se han cuidado todos los detalles, desde los pomos de porcelana de las puertas hasta los interruptores eléctricos y una misma gana de tonos blancos, negros, grises y marrones cubre todas las estancias. La nota de color la aportan las plantas, "que dan vida y aportan la frescura del exterior al interior de la vivienda", remata Anca. Un final feliz.

www.homelabdesign.com

Te puede Interesar:

Un piso perfecto con encanto clásico

Un apartamento en tonos neutros

El antes y después de un ático reformado low cost

Antes y después: Un piso lleno de luz y de color



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos