desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona, España

En este precioso piso conviven estructuras originales con muebles contemporáneos

La reforma de este piso de principios del siglo XX consiguió, no solo devolverle su esencia, sino también revalorizar la belleza de los elementos arquitectónicos originales con soluciones y diseños contemporáneos.

Realización: Olga Gil-Vernet. Texto: Marta Sanz. Fotos: José Luis Hausmann. Plano: Hearst Infografía 03/05/2018
Imprimir
Pantalla completa



Joan, Martín y María son socios de Livin’it Barcelona, una promotora especializada en dar una segunda vida a viviendas singulares. Uno de sus últimos trabajos es este piso, ubicado en un edificio de principios del siglo XX, en el Born, uno de los barrios más antiguos —pero en pleno auge— de la Ciudad Condal. La rehabilitación, una obra que tuvo como principal finalidad recuperar la esencia original de la construcción, estuvo en manos de Joan, fundador de Roura Studio. “Valoro mucho la comunicación con mis clientes, especialmente cuando se trata de proyectos residenciales. Martín y María me dieron total libertad, aunque, como ellos también tienen mucha experiencia en el diseño de interiores, aportaron sus ideas durante todo el proceso de reforma.”

La casa estaba en muy mal estado y el proyecto era complejo. Lo que tenían claro es que querían crear un espacio diáfano con ambientes diferenciados. Contrarios a intervenciones que oculten la belleza de los materiales originales o la singularidad de las soluciones arquitectónicas tradicionales, la distribución no se vio afectada, aunque sí se instalaron tabiques de cristal que ofrecen una comunicación visual total y dejan que la luz natural fluya por los espacios de la vivienda. Los cerramientos acristalados, diseñados por Roura, con perfilería de hierro de color negro, fueron clave en el proyecto de interiorismo.

“Al contar solo con un balcón pequeño, inventamos una galería vegetal y un gran ventanal visible desde todo el piso”, nos cuenta Joan, a quien le encanta recurrir a las plantas para dotar de vida a los espacios. Se restauraron los techos, los muros de ladrillo visto y la carpintería de las ventanas; se acondicionaron las instalaciones, la tarima de pino se sustituyó por hormigón pulido y los frentes lisos se pintaron en blanco, salvo en el rincón de trabajo, donde se optó por pintura de pizarra negra. La decoración, con piezas muy bien escogidas —algunas de ellas, iconos del diseño—, puso el broche final más adecuado.

Paredes de ladrillo visto

Recuperar este tipo de tabiquería original de casas antiguas no resulta fácil, pues el paso del tiempo y la humedad hacen que puedan llegar a romperse al tacto.

- Un alternativa es construirlas nuevas, bien con ladrillo visto o con plaqueta decorativa.

- Encajan con cualquier estilo. Todo depende del acabado que se les dé.

- Para decoraciones de aire industrial o vintage, lo ideal es respetar su tono original y sus imperfecciones. Con una capa de pintura blanca, negra o gris, será un fondo ideal para interiores actuales.



Ver más articulos