MiCasa
Buscador

Madrid

Un piso alegre y colorido

Sin derribar tabiques, ni hacer una gran obra, se actualizó la estética de este piso madrileño. ¿Las claves para lograrlo? Nuevos materiales, cambios certeros y destellos de color.

Mi Casa 28/04/2014
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Sí, se puede renovar una casa casi por completo sin acometer una reforma integral. Se hizo en este piso madrileño con un resultado formidable. Sin cambios en la distribución de las estancias, pero sí en los revestimientos y en la decoración, ahora parece una vivienda nueva. El proyecto se encargó a la interiorista Ángela Sanz, de MA+uno, arquitectura de interiores, y la ejecución de obra a la empresa constructora Pie Derecho. En el recibidor, bastó con alicatar las paredes con espejos biselados para que este espacio pareciera otro, más elegante y amplio. También se cambiaron los herrajes de las puertas de paso y armarios, se pintó la casa y se decoraron algunos ambientes con papeles y vinilos.

La tarima se acuchilló y barnizó para que luciera nueva, como el primer día. En la cocina los revestimientos se renovaron con porcelánicos de gran formato instalados sobre los antiguos materiales; con este cambio se logró una estética más actual, aunque los muebles y electrodomésticos siguen siendo los mismos. En cuanto a la decoración, la mezcla de estilos, la naturalidad y el contraste de colores para dar más vida a los ambientes son las claves. También la funcionalidad, tan necesaria para que la propietaria y su hija pequeña vivan con comodidad.

Así, se combinan muebles clásicos y de anticuario con otras piezas de diseñadores célebres, como las sillas de los Eames, resistentes y ergonómicas. Es una decoración alegre con elementos sorpresa, como el trío de cojines que dan forma a un perro salchicha en el sofá, las lámparas colgantes realizadas con gramófonos originales, o la composición en aparente desorden formada por las baldas-ménsula en la pared del comedor.

Los dormitorios también se renovaron con una decoración elegante y personal. En el principal, con un gran cabecero en capitoné que llega hasta el techo, la cama gana interés visual. Tapizado en gris claro, su gran variedad de matices hacen de la habitación un ambiente más acogedor. Por su originalidad destaca la decoración de una esquina, convertida en rincón de lectura y reflexión con vinilos de frases.

En el dormitorio infantil triunfa el contraste de colores turquesa y rosa, que se matizan con el mobiliario blanco y un papel pintado con casitas de pájaros en tonos soft. Los baños de la casa fueron las únicas estancias totalmente reformadas. En uno de ellos destacan la maxi ducha con gresite turquesa oscuro y plato negro, y el mueble de lavabo de diseño impecable. Un dúo que, junto a la grifería cromada y a los azulejos retro biselados, lo dotan de más estilo.



Comentarios

Publicidad


Más Casas




Ver Todos