desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Nadie se imagina que este moderno piso tiene más de 100 años

Al traspasar su umbral apetece servirse una copa y poner un vinilo de jazz. Y es que esta casa esconde secretos para sentirse feliz y olvidar las prisas…

Susana González 29/05/2018
Imprimir
Pantalla completa



Cada decoración tiene su música. Es lo que opina Patrick List, interiorista de Nordic Standard. “Y este salón tipo loft neoyorquino, casaba con el jazz. Un disco de Nina Simone…”, nos cuenta. “Me faltaba un instrumento, así que pensé en una guitarra, ¡y metí esta, de mi abogado!” La pasión de Patrick por la arquitectura y el interiorismo se plasma en cada detalle de este piso, situado en el Barrio de Salamanca, de Madrid. Cuando se hizo cargo del proyecto se enfrentó a un edificio antiguo “de cerca de 100 años, en mal estado, con muchos dormitorios pequeños, algunos sin ventanas, y pasillos.” Otro problema añadido era la planta irregular, con espacios triangulares.

La dificultad del proyecto no supuso para Patrick ningún problema. Ya antes de trabajar como jefe de exportación de una compañía de diseño en Suecia, había reformado y decorado algunas viviendas. Sería tres años después de trasladarse a España, a una oficina comercial de la embajada sueca, cuando decidió dedicarse profesionalmente a su pasión como interiorista en Nordic Standard. En el caso de esta vivienda, la reforma implicó crear una zona común integrada por salón, comedor y cocina, “inspirada en un loft
o en un club privado exclusivo, para que la persona que vive en él se sienta completamente protagonista”, aclara Patrick.

Uno de los principales aciertos de la reforma fue la elección de los revestimientos. El suelo se pavimentó con tarima de roble instalada en espiga, a la que se le aplicó un tratamiento habitual en Suecia, “es un barniz sin brillo, que mantiene el color de la madera”, explica Patrick. En la zona común, la tarima se enmarcó con terrazo a franjas blancas y negras hecho a mano, mientras que en sus paredes se recuperóel ladrillo original de la vivienda —oculto tras capas de enfoscado—, y se combinó con un friso de madera lacado en gris perla. En cuanto a la carpintería, las ventanas del piso se mantuvieron, con recias hojas de madera maciza y cerrojos verticales de hierro, aunque fue necesario restaurarlas para recuperar el esplendor de antaño.

Pero sin duda, uno de los rincones con mayor encanto es el invernadero creado en el salón. El cerramiento, con perfiles de hierro negro y cristal, delimita una zona decorada como un coqueto bistró. La mesa y la silla, ubicadas junto al ventanal, permiten leer el períodico y degustar un té mientras se contempla la calle. ¿La idea de Patrick List? “Puedes cerrar las puertas de cristal que dan al salón, abrir la ventana y sentirte como si estuvieras en la terraza de un café.”

DORMITORIO PARA ELLAS

- El color es clave para definir un ambiente femenino. El rosa, sosegado en tonos empolvados, o intenso en su versión flúor, indica que el dormitorio pertenece a una mujer. No es necesario que el color domine todo el espacio: basta algún detalle, como aquí el plaid, para dar un aire chic.

- En los cojines de la cama, borlas, cuentas y acabados Do It Yourself —bordados, croché, punto…— añadirán una visión femenina. ¿Lo último? Motivos étnicos y estampados de inspiración boho.

- Utiliza complementos femeninos para decorar: sombreros, soportes vistosos en los que colgar anillos, una jaula vintage con collares…

Realización: Pilar Perea. Fotos: Patricia Gallego. Plano: Hearst Infografía



Ver más articulos