MiCasa
Buscador

Un loft muy luminoso y bien distribuido

El jardín interior de esta casa, con vocación de loft, es solo uno de los elementos clave de su interiorismo impecable. Espectaculares son también sus revestimientos y la luminosidad.

Mi Casa 19/11/2013
Imprimir
Enviar
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Una vivienda singular donde las haya; este antiguo local comercial, que fue una juguetería, pasó a convertirse en una casa ultramoderna con una distribución sorprendente. El estudio Egue y Seta se encargó del proyecto de reforma e interiorismo. Dejaron las paredes imprescindibles, renovaron las instalaciones y combinaron materiales cálidos, como maderas de iroco y roble, con otros de estética loft, como hormigón, ladrillo visto o chapa galvanizada.

Capítulo aparte merece el cristal, material clave en la reforma, que influye directamente en esa organización tan personal del espacio. Se recurre a él en casi toda la fachada, de manera que la luz natural también es protagonista indiscutible.

Tras la fachada de cristal, dos frentes de lamas verticales de roble garantizan la privacidad a ambos lados de la puerta de entrada, flanqueada por sendos muros vegetales que dan vida a la casa. Estos arbustos, junto a un jardín interior real, con especies locales y lecho de corteza de pino, forman un triángulo green que ofrece un entorno natural a los ambientes; algo que fue posible por la distribución especial de la casa.

A la derecha de la entrada se sitúa la zona común. Salón, comedor y cocina se suceden sin tabiques. Destaca aquí la altura inferior del estar, excavado en los cimientos del edificio, una solución para lograr sensación de amplitud, ya que la diferencia de niveles crea el efecto óptico de distanciar el salón del comedor cuando, en realidad, se encuentran próximos.

En cuanto a los revestimientos, las paredes se realzan contrastando muro de ladrillo visto y pintura gris. Se acertó al dejar a la vista el forjado original del techo, con las vigas, y añadir los conductos de chapa galvanizada para aire acondicionado y la calefacción.

El dormitorio, la zona que se podría calificar de privada en otra vivienda, aquí no es tal por carecer de tabique ciego que lo separe de dos volúmenes totalmente acristalados: su cuarto de baño y el jardín interior situado frente a la entrada. La intimidad se redefine así en esta casa habitada por una pareja sin hijos. A cambio, se disfruta del jardín central y de amplitud real ya que, sin pared entre la zona de descanso y el baño, el dormitorio se proyectó como una suite.



Comentarios

Más Casas




Ver Todos