desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona, España

Un piso de estilo clásico chic

La nueva distribución de este piso logró espacios más amplios y luminosos donde los muebles y complementos con reminiscencias de otra época se convierten en protagonistas.

Mi Casa 10/05/2018
Imprimir
Pantalla completa



Incluso tras la ardua reforma llevada a cabo en su estructura, este piso aún conserva intacto el encanto del antiguo edificio del Ensanche barcelonés donde se encuentra. Sus propietarios decidieron renovar su imagen con una distribución más actual y práctica, que se adaptara mejor a sus gustos y necesidades, aunque sin renunciar con ello a su esencia histórica y aire señorial, ya que se trata de una vivienda que data de finales del siglo XIX.

Uno de los principales cometidos de la obra fue eliminar gran parte de los tabiques divisorios para conseguir que la luz natural que entra por los siete balcones que rodean la casa inundara la mayoría de las estancias. Con este cambio se pretendía obtener, además, un espacio abierto, diáfano, de amplias dimensiones, en el que, como si se tratara de un auténtico loft, ubicar los ambientes comunes con una continuidad visual. El salón, con la zona de estar situada en un extremo y orientada hacia una fabulosa chimenea de mármol italiano, y el comedor, junto a un tabique sin cerrar, que se encarga de separarlo parcialmente de la cocina. Únicamente los dormitorios y sus cuartos de baño se han independizado del resto para lograr mayor intimidad. Los dueños también quisieron eliminar el falso techo para dejar a la vista un forjado de viguetas de hierro y ladrillo que otorga al piso un aire industrial. Por otra parte, paredes y techos se pintaron de blanco para potenciar la luminosidad y se dio calidez al suelo, con un parqué de madera clara, a la antigua, con las tablas de madera dispuestas en espiga. En cuanto a la decoración, destaca el estilo ecléctico, con algunas pinceladas bohemias.

Y es que la afición de los propietarios por rastrear en brocantes de Barcelona y Francia se refleja en toda la vivienda. Los muebles antiguos y restaurados de procedencias muy diversas hacen exclusivo cualquier rincón. Un armario que en otro tiempo acogía medicamentos de una antigua botica y sillas procedentes de palacetes, entre otros, ocupan un destacado puesto en esta casa. Por último, las tapicerías en blanco y algunas piezas, como las mesas de centro, consiguen fundirse con la claridad de los paramentos que enmarcan las estancias.



Ver más articulos