MiCasa
Buscador

Palma de Mallorca, España

Una casa muy verde

Esta casa mallorquina ya tenía mucho de qué presumir; pero ahora, después de una brillante reforma, ha ganado superficie dentro y fuera, y en su nueva distribución interior, fluye la luz.

Begoña Fernández 21/06/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Mucho más amplia, más luminosa y mejor distribuida. Así es esta casa mallorquina después del proyecto del arquitecto Rafael Vidal, del estudio Taroms Arquitectes. Su propietaria, Natalie Phillips, se encargó después de la decoración, desde su estudio NP Interiors en Inglaterra, en colaboración con la diseñadora de alfombras Amy Kent. Los objetivos de la reforma eran múltiples pero, entre ellos, destaca la ampliación considerable de la vivienda. Basta una mirada a los planos, para comprender qué superficie se ganó y cómo se hizo.

Las ampliaciones mantienen, eso sí, el esquema estructural de la vivienda. Las zonas comunes se organizan en tres crujías —un término arquitectónico que describe espacios alargados paralelos a la topografía—, a las que se añade una cuarta a modo de porche con pérgola. A los dormitorios existentes, que se organizan en otra crujía perpendicular a la topografía, se les añadió una segunda, que aloja nuevas habitaciones. En cuanto a la distribución interior, en la zona de día se eliminaron todos los tabiques. De este modo, salón, comedor y cocina con isla conforman una única estancia, bien comunicada con el resto de dependencias de la casa. Se trata de un multiespacio que mantiene la conexión visual entre los ambientes, aunque cada zona queda bien delimitada mediante los pilares, la diferencia de altura y la distribución del mobiliario.

Plus de estilo en el proyecto es el contraste de texturas entre las paredes de piedra y el solado continuo, que propaga la luz.

IDEAS CLAVE DE LA REFORMA:
- Ambientes comunicados: eliminar tabiques y crear una única zona de día en la planta baja, compuesta por salón, cocina y comedor, amplía la percepción espacial y permite que fluya la luz natural.
- Espacios bien delimitados: los pilares estructurales y la diferencia de nivel en el salón marcan la transición entre la zona de estar y la cocina-comedor. También la propia distribución del mobiliario delimita cada ambiente.
- Los revestimientos: las paredes de piedra, el suelo de microcemento y las bovedillas del techo proporcionan un fondo armónico, con matices diferentes, que da continuidad visual a los ambientes.



Comentarios

Publicidad


Más Casas




Ver Todos