MiCasa
Buscador

Casas en la playa

Una casa ibicenca con una decoración sosegada

El impresionante enclave donde se halla esta casa ibicenca, concebida para las vacaciones familiares, transmite buenas vibraciones e inspira una decoración sosegada, basada en materiales autóctonos.

Mi Casa 18/07/2014
Imprimir
Enviar
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



La riqueza natural y la indescriptible belleza del entorno simplificó mucho el planteamiento decorativo de esta casa ibicenca ubicada en pleno Parque Natural de las Salinas. Rodeada de una flora exclusiva de la zona —debido en parte al clima y a la constante presencia de la sal— la casa emerge encalada y sencilla entre la frondosa vegetación en un claro afán de mimetizarse con el idílico paisaje que la rodea. Concebida principalmente para el descanso estival de la familia al completo, la vivienda, inspirada en la arquitectura tradicional balear, exhibe zonas exteriores ideadas y organizadas como espacio de reunión al aire libre; todo un acierto durante los cálidos meses de verano.

El concepto decorativo del interior destaca por su marcado carácter funcional, fresco y, por encima de todo, muy acogedor. Sin artificios ni contrastes de color, triunfa un interiorismo basado en el barro, la madera, las fibras naturales y las telas blancas de algodón en la constante búsqueda del descanso. La distribución de la casa es, así mismo, sencilla y práctica, con ausencia de recovecos y un corto pasillo, en la intención de lograr espacios cómodos que no dieran trabajo, fáciles de mantener en orden. En este sentido se creó un amplio ambiente que engloba todas las zonas comunes con una sencillez natural muy bien pensada.

La ubicación privilegiada de la casa y las maravillosas vistas al mar potenciaron una decoración sin pretensiones también en los dormitorios. En ellos destacan los materiales nobles, las telas blancas de algodón y los objetos sencillos como medio para mantener la conexión con el exterior sin distracciones. El recurso de los muebles de obra encalados, tan típicos de las Pitiusas, garantizó la amplitud visual en los dormitorios —donde se realizaron armarios de obra con cortinas a modo de puerta— y en el único cuarto de baño de la casa, con un mueble de obra bajo el lavabo absolutamente integrado.

CLAVES DEL ESTILO 
- El empleo de los mismos materiales e idénticos acabados fue vital para integrar en un mismo espacio la zona de estar, el comedor y la cocina. Además, la elección del blanco como protagonista en paredes, techos y frentes de electrodomésticos permitió refrescar el ambiente y unificar las diferentes piezas y complementos.
- La cocina abierta supuso un acierto que, visualmente, amplía el espacio. Su decoración, basada en los accesorios de menaje y piezas artesanales, como las cestas, se convierte en un complemento al mobiliario general. Su ubicación conecta la casa con su entorno y garantiza la presencia de la naturaleza.



Comentarios

Más Casas




Ver Todos