MiCasa
Buscador

Barcelona, España

Este ático presume de estilo

Techos de bovedillas, suelos hidráulicos y un cuidado interiorismo —con muebles a medida y piezas escogidas— refuerzan la esencia del modernismo catalán en este singular ático.

Realización: Olga Gil-Vernet. Texto: Marta Sanz. Fotos: José Luis Hausmann. Planos: Hearst Infografía 24/04/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Conseguir espacios diáfanos y luminosos fue la apuesta de esta reforma, llevada a cabo por el estudio de arquitectura Twobo. Las amplias dimensiones de la construcción original permitieron dividir el espacio en dos viviendas independientes; este dúplex de 140 m2 es una de ellas.

La primera decisión fue derribar tabiques para plantear una nueva distribución. En la planta baja se ubicaron el salón, con zona de estar y comedor, la cocina, un aseo y el dormitorio principal con su cuarto de baño. La primera planta alberga ahora una sala de juegos y dos dormitorios tipo suite.

Al eliminar el falso techo para dar más altura a los espacios, los arquitectos se encontraron con una maravillosa sorpresa: unos forjados de bovedilla —o volta catalana— que no dudaron en integrar en la decoración. Los suelos originales, oscuros y deteriorados, se sustituyeron por tarima en el salón y en los dormitorios, y por baldosas hidráulicas recuperadas de edificios en derribo de Barcelona. Se optó por el blanco para pintar las paredes de toda la casa, excepto en la habitación de juegos y los cuartos de baño, donde se alternó con tonalidades más vivas.

El dormitorio principal y su baño se revistieron de madera, un material que cobra un protagonismo especial, no sólo en estas estancias, sino también en el comedor. En ambos casos, un mueble de roble a medida recorre la pared e integra una zona de estudio en el primero, y un rincón de lectura en el segundo.

Con un punto de partida tan atractivo, el interiorismo no podía serlo menos. Junto a las soluciones de obra que marcan la decoración del salón —un sofá en forma de L y una gran estantería pintados en blanco— se escogieron piezas especiales, con historia. Desde la mesa de centro, una edición limitada a 60 unidades, o la lámpara de techo de los 50 que delimita zona de salón y comedor.

El resto lo componen muebles recuperados y complementos vintage procedentes de tiendas de antigüedades. Los diseños contemporáneos y las telas lisas y sin estridencias aportan el toque moderno y actual a todos y cada uno de los ambientes de esta vivienda del Barrio de Gracia, uno de los más emblemáticos de Barcelona.



Comentarios

Publicidad


Más Casas




Ver Todos